El derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria y nutricional forman parte de los compromisos jurídicos y políticos, regulados en leyes, convenios y pactos nacionales e internacionales; los cuales, para su cumplimiento conllevan retos y desafíos para reducir la prevalencia

de la desnutrición crónica y evitar la muerte por desnutrición aguda en las niñas y niños de Guatemala.

La Constitución Política de la República de Guatemala establece que el Estado de Guatemala se organiza para garantizar el bien común, la seguridad, la justicia, el bienestar de sus habitantes, en el que contempla los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales (ANC, 1985).

El Artículo 99 constitucional regula el derecho inherente de alimentación y nutrición; y de este mandato emanan varios compromisos para la implementación y el cumplimiento de este derecho. Por otro lado, en distintos artículos constitucionales se expresa la responsabilidad del Estado para proteger la salud física, mental y moral de los menores de edad y de los ancianos, garantizándoles su derecho a la alimentación, salud, educación, seguridad y previsión social.

Tomando como base el mandato constitucional y el Pacto Internacional de los Derechos Económicos Sociales y Culturales, el Estado de Guatemala adquiere la obligación de respetar y proteger estos derechos, entre ellos, el de una alimentación adecuada; de lo cual emanan la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional y la Ley del SINASAN (Decreto 32-2005 del Congreso de la República de Guatemala). Ambas establecen como seguridad alimentaria y nutricional “el derecho de toda persona a tener acceso físico, económico y social, oportuno y permanentemente, a una alimentación adecuada en cantidad y calidad, con pertinencia cultural, preferiblemente de origen nacional, así como a su adecuado aprovechamiento biológico, para mantener una vida saludable y activa” (CRG, 2005; PR, 2005).

De esa cuenta, la INCOPAS fue creada en el año 2005, según los Artículos 9, 13 y 25 de la Ley del SINASAN, como el órgano del SINASAN que integra la participación de la sociedad civil para brindar aportes técnicos, identificar e instrumentar acciones relacionadas con la SAN cuando le sea requerido por la SESAN; así como participar en el CONASAN, que es el máximo órgano de decisión política en materia de SAN (CRG, 2005).

8

El Artículo 31 del Reglamento de la Ley del SINASAN (Acuerdo Gubernativo 75-2006, reformado por el Artículo 15 del Acuerdo Gubernativo 100-2008), establece que la INCOPAS está integrada por un representante titular y un suplente de cada uno de los diez sectores vinculados con la SAN, los cuales son: 1) Pueblos Indígenas, 2) Campesino, 3) Empresarial, 4) Iglesia Católica, 5) Iglesias Evangélicas, 6) Universidades y Organismos de Investigación Social, 7) Sindical, 8) Organizaciones No Gubernamentales, 9) Organizaciones de Mujeres y 10) Colegios de Profesionales (PR, 2006).

Además, en el año 2011, a través del Manual de Organización y Funcionamiento de la INCOPAS, las y los representantes de la Instancia propusieron agregar el Sector Juventud a los ya representados en la Instancia, el cual está pendiente de ser incorporado, cuando sea reformado el Reglamento de la Ley del SINASAN (INCOPAS, 2011).

De acuerdo al Artículo 26 de la Ley del SINASAN, las atribuciones de INCOPAS son: “a) Brindar asesoría al CONASAN a través de la SESAN en torno a los campos de acción de los sectores que representa; b) Promover que, en la consecución de los objetivos del SINASAN, el CONASAN involucre a los sectores que representan; c) Promover la participación de los sectores que representan la articulación de acciones que permitan la implementación del Plan Estratégico Nacional de SAN; d) Asesorar a la SESAN en la toma de decisiones para atender situaciones coyunturales o estructurales de Seguridad Alimentaria y Nutricional”. Según el Reglamento de la Ley del SINASAN, la INCOPAS será el canal de comunicación o espacio de participación, donde se plantearán propuestas relacionadas a la SAN por parte de los sectores de la sociedad civil representados (CRG, 2005; PR, 2006).

Por otro lado, el Artículo 13 de la Ley del SINASAN, establece la estructura del CONASAN que está conformado por varias instituciones gubernamentales, el sector empresarial y la sociedad civil integrada en la INCOPAS, la cual delega a cinco representantes ante este órgano; un puesto de representación recae en el/la Coordinador/a de la INCOPAS, quien se constituye como miembro titular en el CONASAN y los otros cuatro, según el Artículo 37 del Manual de Organización y Funcionamiento de la INCOPAS son electos por dos años en Asamblea General entre los/ as representantes titulares de nueve1 de los diez sectores de la INCOPAS (CRG, 2005; INCOPAS, 2011).